Cabecera
Cabecera
Cabecera
Cabecera
Cabecera
Cabecera
Cabecera
Cabecera
Cabecera
Cabecera
Cabecera
Cabecera
Cabecera
Cabecera
Cabecera
Cabecera
Cabecera
Cabecera
Cabecera
Cabecera
Cabecera
Cabecera
Cabecera
Cabecera
Cabecera
Cabecera
Cabecera
Cabecera
Cabecera
Cabecera
Cabecera
Cabecera
Cabecera
Cabecera
Cabecera
Cabecera
Cabecera
Cabecera
Cabecera
Cabecera
Cabecera
Cabecera
Cabecera
Cabecera
Cabecera

Intervención de José Ramos Arteaga en el Pleno del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, el 29 de junio de 2012, en representación de la Plataforma contra este PGO:

 

“Buenos días, miembros del Pleno, señor secretario y señor alcalde. Buenos días a las ciudadanas y ciudadanos aquí presentes pues son ustedes los verdaderos protagonistas de todo acto democrático.

Antes de que pongan en marcha el cronómetro me gustaría aclarar que esta intervención intentará ser lo más respetuosa posible con la institución que ustedes representan y por la que han sido elegidos democráticamente para la defensa del interés general. Por eso, lamentamos que, a pesar de que en una sesión plenaria como esta se aprobó la puesta en marcha de un foro de participación vecinal para colaborar todos en el Plan General, tengamos que aprovechar estas migajas de tiempo “participativo” y explicar en pocos minutos nuestra posición y reivindicaciones en un tema tan complejo como grave. Pero estas son sus reglas y así es el juego de la democracia representativa. Y ahora sí pueden empezar a cronometrar.

Soy miembro de la Asociación Toscal de las Tribulaciones y de la Comisión de Defensa del Barrio del Toscal, represento hoy aquí a la Plataforma ciudadana contra este Plan General. Pero también soy Carmina (jubilada de Telefónica), Pilar (maestra), Eusebio (trabajador de mantenimiento), Mabel (activista social), Juan (miembro de asociación vecinal), Oliver (estudiante), Tere (ama de casa), Felipe (abogado)…, todos vecinos de esta capital, que votan, pagan sus impuestos y que viven o sobreviven con la confianza de que pese a sus debilidades están en un estado de derecho en el que todos somos iguales ante la ley  en el que las instituciones -como esta- tienen la obligación fundamental de garantizar esos derechos a todas las personas. Esto es tan obvio que aquí, ante ustedes, parece una ingenuidad comentarlo pero, desgraciadamente, a veces es necesario volver a recordar lo obvio. Y esta es una de esas veces.

Y para ir directamente al grano lo diré desde un principio: este gobierno municipal está conculcando nuestros derechos y ustedes todos los saben.

Pero, para evitar que esto se convierta en un rosario de quejas de sobras conocido o que la responsabilidad se diluya en un plural abstracto (“el pleno”), me dirigiré fundamentalmente al responsable último ante los ciudadanos de nuestro problema: el señor alcalde.

Nos conocemos desde hace muchos años y ya desde la época del Consejo de la Juventud en la Ciudad Juvenil del Toscal en los años 80 estamos en posiciones antagónicas (y espero que siga así); pero, aún así, usted sabe que lo que voy a decir no está inspirado por intereses ocultos, ni soy marioneta de una jugada política, ni testaferro de nadie. Y como sé que usted lo sabe le hablaré con toda la sinceridad de un vecino que hoy representa a muchas vecinas y vecinos de esta ciudad; un vecino que siente mucha rabia y a veces mucha vergüenza ajena por la forma en la que espinoso asunto del Plan General se ha desarrollado.

Le ahorraré escuchar cuánto nos ha costado llegar a esta situación de hoy, porque le podría hablar de las miles de horas de esfuerzo por parte de un puñado de vecinas y vecinos para informar y concienciar a los afectados por el “fuera de ordenación” que nada sabían de la situación de su vivienda legalmente adquirida. Tres años de callejear, buzonear, hablar puerta por puerta, gritar ante las puertas cerradas  fuertemente custodiadas de la casa de todos, que tendría que ser este Ayuntamiento.

Y en este tiempo pasar de la perplejidad al asombro y después al legítimo cabreo cuando descubríamos que además de la falta de voluntad política para solucionar el problema a ¡80.000 vecinos!, el Plan permitía nuevos aprovechamientos, legalizaba irregularidades urbanísticas, favorecía intereses especulativos e incluso la certeza (que nadie ha desmentido hasta ahora) de que en un despacho de la calle 25 de julio se hacía un reparto a la carta de esta ciudad como si de un botín de guerra se tratase. Y uste lo sabe.

Podría también decirle del esfuerzo económico de este puñado de vecinas y vecinos en carteles, octavillas, fotocopias de 16.000 alegaciones, y por último, el dictamen de un prestigioso y neutral jurista que nos ha costado más de treinta mil euros, dinero aportado por miles de ciudadanos, en muchos casos humildes vecinos que solo tienen su pensión. Incluyo en esa recogida el insultante euro que su teniente-alcalde dio a una de esas vecinas en el Parque García Sanabria. Y que le devuelvo aquí como afrenta pública.

Podría, Señor Alcalde, hablarle de tantas experiencias de solidaridad vecinal, de trabajo colectivo, de decepciones desoladoras…Porque gracias a los malos ratos que nos han hecho pasar ustedes, Santa Cruz ha salido ganando en fortaleza democrática y en dignidad ciudadana: ya no nos van a tomar más el pelo. Y usted lo sabe.

Pero sería desaprovechar un tiempo precioso el hacer una loa de estas personas que están en el público o en la calle. Hoy hemos venido a poner los puntos sobre las íes y a pedir explicaciones. Estamos cansados de sentir que la democracia en este municipio vive en un mundo al revés donde la desfachatez, la mentira, la manipulación y las presiones de cuatro campan a sus anchas.

Y, así, empiezo con este memorial de la infamia y este mundo al revés en el que un alcalde llama “terroristas” a sus vecinos es elevado al cielo aforado del Senado de la nación.

En el que un concejal que se mueve por intereses familiares acaba de diputado en el Parlamento de Canarias, movido por esos mismos intereses.

En el que una concejal de Urbanismo que pagó con dinero de todos una campaña mediática contra el pueblo de Santa Cruz es premiada con una subdelegación del gobierno en La Gomera. En el que una concejal, también diputada, aquí presente, se desgañite en todos los medios de comunicación diciendo medias verdades que son peores que las mentiras completas.

 

En el que otra concejal, aquí presente, cuya competencia profesional nos costó 20 millones de pesetas que duermen el sueño de los justos en un cajón de Patrimonio del Cabildo, se haya hecho experta de la noche a la mañana en derecho urbanístico y esté todo el día en las redacciones haciendo afirmaciones intempestivas.

En el que un secretario que publica las consecuencias negativas del “fuera de ordenación” en revistas académicas, luego aquí en el pleno afirma lo contrario, o permite la celebración de plenos sin garantías jurídicas, que desconoce los documentos que custodia o no se atreve a rubricar algo tan simple como la caducidad del Plan.

Y, por poner un ejemplo grotesco, otro concejal aquí presente, amenaza con dar un tonicazo a un vecino por el simple hecho de haber nacido en la Península. Sepa, señor concejal, que ese vecino tiene un pequeña empresa y gracias a él tienen trabajo algunos canarios. Me gustaría poder decir lo mismo de usted.

Y todo esto por no hablar de la labor del actual concejal de Urbanismo que no merece que malgastemos en comentario alguno. Y usted lo sabe, Señor Alcalde.

Tampoco me pararé a comentar la presión que los trabajadores de los medios informativos han sufrido por parte de sus superiores, presión que ejemplifica el poder que un pequeño grupo de empresarios y adláteres tienen en esta ciudad.

Estos eran los puntos sobre la íes. Ahora vienen nuestras peticiones de explicación:

¿Por qué insisten, especialmente usted, Cristina Tavío, en decir que no hay un Plan General cuando lo hay y funcionando? ¿A quién puede interesar propagar esa mentira: a ustedes, representares públicos, o a quien se beneficiará de recalificaciones, aprovechamientos y legalizaciones varias?

¿Cuándo el Señor Secretario se dará cuenta de que la caducidad se produce automáticamente pues ha sobrepasado los plazos de la ley, que la declaración es una mera constatación de esa caducidad y que no puede hacer interpretaciones contra la ley porque no hay interpretación posible en este caso?

¿Cuándo la señora Tavío se dará cuenta de que es una infamia y un desprecio a estas vecinas y vecinos poner el “fuera de ordenación” como excusa para cambiar el artículo 34 en el Parlamento y ultimar la depredación territorial de nuestras islas?

¿Cuándo este Ayuntamiento llamará a la policía para localizar a los “delincuentes” que cambian los planes generales a la chita callando?

¿Cuándo se atreverán a tener un poco de coraje democrático, pararle los pies a los aprovechados y meter dentro de ordenación en un par de semanas a los 80.000 afectados?

¿Cuándo, por último, reclamará este Ayuntamiento los 1100 millones de pesetas a unos redactores, culpables de incompetencia manifiesta (por utilizar un eufemismo) y ellos sí responsables de la parálisis de esta ciudad (como gusta decir a algunos)? Y de camino reclamen los veinte millones del abortado Plan Especial de Protección del  barrio del Toscal.

Sé que son muchas preguntas pero le pido, Señor Alcalde, que me las responda porque somos muchos lo que estamos aquí que llevan años siendo difamados por algunos de ustedes y merecemos las respuestas. Y usted lo sabe.

No somos terroristas sociales, ni el ejército de Pancho Villa. Mírenos a la cara y respóndanos. Y ustedes, señores concejales, mírennos a la cara cuando vayan a votar pues seguir adelante con este Plan General es un robo: Atrévanse a mirar a los ojos de aquellos a los que van a robar su patrimonio. Y recuerden: la Historia no absuelve. No lo olviden nunca: la Historia no absuelve. Y uste lo sabe.

Para finalizar, Señor Alcalde, quiero recordarle un acto que uste presidió el 7 de mayo del año en curso. Era un homenaje a un concejal de este Ayuntamiento, un político extraordinario, un ser humano que sólo pensaba en lo mejor para su ciudad y que, gracias a él, Santa Cruz se puso a la altura de las mejores ciudades de entonces. Me refiero a Patricio Estévanez y Murphy. Él dijo: “Por encima de cualquier credo, condición, obediencia o idea, todos estamos unidos por la sagrada obligación de la ciudadanía”. Qué fácil (¿verdad, Señor Alcalde?) hacer ofrendas florales a su estatua y qué difícil seguir su sencillo y honesto ejemplo. Pero eso sí que no sé si usted lo sabe.

Muchas gracias y no a este PGO plagado de irregularidades, que expolia el patrimonio de miles de familias y que está CADUCADO.”

*Más información en www.plataformavecinalcontraelpgo.or

Revista Digital San Borondón  www.sanborondon.info/

“Quien lucha, puede perder; quien no lucha, ya perdió” (Anónimo).

Vecinos de Santa Cruz, es hora de dejar de ser pasivo, inmóvil, conformista, resignado. Es nuestro deber y nuestro derecho el luchar por lo legítimo. No dejemos que  aquellos que están donde están, porque nosotros  hemos querido que estén, hasta que nosotros queramos, se crean los amos. Esa época ya es pasado. No permitamos que manejen  nuestro Ayuntamiento como lo hacen.

Dejemos de pensar en el qué dirán si me ven con un pito o una pancarta fuera del ayuntamiento, dejen de pensar que otros van a defender lo suyo.

¿Hasta cuándo van a seguir permitiendo que estos políticos, que (no)  nos representan, jueguen con nosotros al ratón y al gato y nos tomen por tontos? ¿Hasta cuándo vamos a seguir dormidos?

La plataforma la formamos todos, los que han acudido a manifestaciones o los que han acudido a concentraciones fuera del ayuntamiento, los que presentaron las alegaciones, los que contribuyeron a conseguir el dictamen, los que no están fuera de ordenación y simpatizantes.

Chicharrero reflexiona, medita, piensa,  no se lo dejemos fácil. Siempre escuche, en boca de los afectados, que no es justo que se queden con la herencia de nuestros hijos y nietos. Pero yo creo que  lo verdaderamente injusto es nuestra pasividad, nuestro conformismo, nuestro “deja ver lo que pasa”. Nuestros hijos y nuestros nietos y toda la sociedad solo  reproducen lo que ven y lo que oyen ¿no crees qué  es  tiempo de cambiar?

 

Emilio Hernández